El origen del Eixample en Barcelona

Quien iba a pensar que con el transcurso de los años el presente distrito del Eixample no fuera ahora ni las sombras de su comienzo, antes era todo un desierto en donde únicamente existían terrenos y siembras de semillas para obtener sus frutos, eran estos los que dividían nuestra ciudad protegida de pequeñas fincas como es; la Gràcia, Horta, Sarrià, Sant Andreu, Sant Martí de Provençals o Sants.Gracia. Si nos ubicamos en el siglo XIX, vemos que según decreto municipal impidió, conforme a planes de combatientes, fabricar algún modelo de edificio con cierta característica como construir con  separación de 150 palos largos ( es decir, el recorrido de un proyectil de cañón) efectivamente calculado desde las fincas. Todo esto con el fin de controlar algún inconveniente que se presente  en la ciudad.

Eixample_ Plan Cerdà

Cierta norma y dura la restricción territorial de Barcelona (por una parte el mar y por la otra las fincas) permitieron que la ciudad creciera hacia lo alto, construyendo árbol encima del pavimento real. Carecían de suficiente espacio y una buena base para que pudiera existir la capacidad de higiene óptima y necesaria para la supervivencia que desde luego era mala. Durante el año 1818 en la ciudad convivían 83.000 ciudadanos y luego 32 años mas tarde ya eran 187.000 sus habitantes. Tour privado Barcelona se destruía internamente mientras que desde su alrededor se encontraban muchos zonas despobladas. Debido a todo lo antes expuesto fue como de esa manera fue creciendo las quejas o gritos para sus respectivos reclamos los cuales solicitaban una respuesta lo más rápido posible.

Eixample Casa Amatller

Esta rebelión se concretó o materializo para el año 1841 con el nombre de ¡abajo las murallas¡ se recuerda con respeto la gran utilidad y beneficio que genero para los habitantes que conformaban la ciudad, y en particular a su industria por la destrucción de las fincas que se encontraban alrededor de la misma. En dicho documento se especificaban con exactitud  los avances de los trabajos realizados, los mismos que deben comunicar a la ciudad para que crezca hacia lo ancho y no a lo largo. Aun cuando pasaron 13 años para que los entes gubernamentales aceptaran la destrucción de las fincas el virus del cólera azoto la gran ciudad en 1854. Con ese documento también se llamaba a licitar o participar en concurso distrital  tenían que presentar su respectivo proyecto para civilizar todo el territorio que se extendía desde el río Llobregat hasta el río Besós. Quien resultó triunfador de dicho concurso fue el arquitecto Antonio Rovira Trías, luego el ingeniero Lldefons Cerda, creo un proyecto cuyo propósito era priorizar el tema de higiene así como amoldarse a un orden preciso que facilitara un desarrollo interminable.